Volver a los detalles del artículo La unidad analítica de la personalidad: ¿repertorios conductuales básicos o estilos interactivos?